Epístolas en Tú, tubo

‘1971 El Decameron’

           En respuesta al hilo iniciado por Josesón Ramírez y su comentario: <Hay buenos y malos doblajes tanto españoles como latinoamericanos. Los que me parecen peores son los españoles que doblan a Laurel and Hardy. Están realmente de dar pena. ¨Por otra parte, he de decir que soy mexicano y que en nuestra país no hablamos el español más pulcro ni mucho menos, pero a mi me gusta mucho porque como dijo García Márquez, es el más vivo de la lengua castellana. Y para prueba les invito a que lean dichos, refranes y frases idiomáticas mexicanas.>,

que fue respondido primero por Fibibufé: <La lengua castellana es la de Castilla, en España solo hablan perfecto castellano los originarios de esa región, ni siquiera en otras zonas de España se habla castellano puro. ¿Un mexicano hablando castellano? Me meo de la risa… Si no sabéis hablar (ni escribir) bien el español, ¿entonces a quien quieres engañar diciendo que hablas “lengua castellana”? Ni en tus mejores sueños. Es imposible que os suene bien nuestra pronunciación ya que para vosotros es desconocida porque no sabéis hablar español y ni mucho menos castellano.>,

que a su vez fue más tarde contestado por maria jesus alvarez: <Una filóloga española del Norte te dice que no tienes ni idea de lo que dices, Fibi, querido. No me seas paleto y viaja un poco>.

La epístola del menda:

<<Diría que no yerras en tu primera afirmacion: <<La lengua castellana es la de Castilla, en España solo hablan perfecto castellano los originarios de esa región, ni siquiera en otras zonas de España se habla castellano puro>>. El resto supongo sea producto de alguna emoción negativa.
Técnicamente, el castellano es el verdadero español, pues es el idioma con el que se colonizó en nombre de España, recién nacida, donde convivía también con el catalán, el vasco, el gallego, el bable, las hablas aragonesas y los diferentes dialectos del propio castellano troncal. De modo que todos los hispanoparlantes del mundo hablamos español, que es castellano, pero cada uno habla el suyo propio.

El español o castellano de Méjico es distinto del español de Argentina que a su vez es diferente del español de Cuba. Méjico está más influenciado por EE.UU. que ningún otro (a excepción de Cuba, pero esto es caso aparte); pero también es el que tiene posiblemente un bagage más rico previo al español. Así, la palabra Mexico /mek-sí-ko/ no es castellano, no es español, y muchos mejicanos insisten en ser llamados mexicanos y proceder de un lugar llamado Mexico. Yerran; ese topónimo no es aceptado en nuestra lengua, la de todos.

Llegados a este punto diría que se puede y debe debatir sin acritud y dejando a un lado la carga negativa que tenemos por nuestra vida personal. Un lingüista castellano de pura cepa, del lugar que vio reinar, testar y morir a la gran monarca castellana, la gran reina española Ysabel I de Trastámara, pero también del norte, te asegura que esa filóloga española que te dice que no tienes ni idea de lo que dices también se equivoca y tampoco mide sus palabras en absoluto.


Olvidaba apuntar que si se habla de los diferentes estadíos de las diferentes vertientes del idioma español, no debe considerarse la unidad ‘español de España’, como ya indiqué con anterioridad. España es el país donde más diferencias hay dentro del propio idioma en función de su ubicación. Si se opta por emplear el vocablo español para referir la lengua castellana, debería hablarse del español meridional (andaluz, murciano, norafricano -de Ceuta y Melilla- y extremeño), el español afroinsular (es decir, canario), el español noroccidental (hablado en Galicia, Asturias y provincia de León), el español oriental o levantino (hablado en Cataluña, Baleares y Comunidad Valenciana), el español septentrional (el español de Cantabria, Euskadi, Navarra y alto Aragón) y el español meseteño o central, que abarca las regiones históricas de La Mancha, La Rioja, Madrid, Castilla La Vieja, Castilla La Nueva, Aragón y norte de Extremadura). Por añadidura indicaré que las modalidades septentrional, noroccidental y oriental conviven en algunos casos con las lenguas cooficiales correspondientes de sus territorios (vasco en País Vasco, gallego en Galicia y catalán en Cataluña, Valencia y Baleares). 

Desconozco cómo será esta cuestión en otros países hispanoparlantes, pero desde luego tengo la certeza lógicomatemática de que ni por asomo se asemeja a la situación en España, si bien ya entrarán en juego otros asuntos, como los calcos y préstamos anglosajones, la inmensa variedad de lenguas autóctonas y la apremiante necesidad de su cuidado y conservación, etc.

Aún así, habrá muchos descontentos por aquí. Aprovecho la ocasión para puntualizar que lo que vuelvo en estas páginas es el fruto de mi trabajo personal y mi propio pensamiento, de modo que pretendo que sea una fuente fidedigna pero desde luego no única, infalible ni impositiva. Es decir, es mi opinión, firmemente fundada y expuesta con la suficiente claridad, espero.>>

El chino es el idio de mayor peso humano, el español es el segundo, Basta ya de lingua franca anglosajona.

El chino es el idioma de mayor peso humano, el español es el segundo; basta ya de lenguas vehiculares ingratas.

En respuesta a azathothve y su comentario: <Entiendo que en España por ey deben doblar al español las peliculas en idiomas extranjeros, en latinoamérica las vemos sin doblajes, solo con subtítulos, y más recientemente las doblan a un españo propio de la región. Cada quien la ve como le guste, eso no tiene nada de malo, no me cuadran las traducciones de España pues usan muchas palabras que, siendo en español, no significan lo mismo para nosotros. SI no te gusta la versión españolizada busca una original con subtitulos y deja de criticar lo que desconoces>.

La epístola 1ª en cronología, 2ª en rexposición:
<<Aquí durante muchos años las películas y series de animación se emitieron cuando el doblaje era “neutro” como lo llamaron (es decir, un solo doblaje en español para todos los países hispanoparlantes, que resultó ser el español mejicano por pura cercanía e influencia yankee).
Más recientemente se empezaron a doblar en español verdaderamente ‘neutro’ (no debe llamarse peninsular, ni ‘de España’, porque ambas denominaciones son erróneas), es decir sin ningún tipo de acento (salvo los pertinentes de cada personaje, en su caso). Como bien sabemos ya, en España existe gran variedad y diversidad de acentos dentro de la lengua castellana: si el doblaje lo realiza un actor canario con su acento natural, se asimilará más al castellano cubano que al castellano madrileño.
Ese español neutro sin acentos aunque con modismos locales, evidentemente, puede ser entendido por cualquier hispanoparlante y no puede resultar disonante a ninguno precisamente por ese motivo: la ausencia de elementos disonantes; aunque sí podrá resultar extraño en ciertas expresiones idiomáticas.

Aclaro que no <<por ley>> como apuntas en España se doblan las películas en lenguas extranjeras. Es por la mala costumbre y la mala intención de unos pocos añadiría… Bien se haría si no se doblase tanto y se subtitulase un poco más. Eso repercutiría positivamente en el aprendizaje de lenguas extranjeras y en general en el desarrollo de las habilidades idiomáticas del grueso de la población a la vez que nos permitiría entrar a todos en contacto con una interpretación íntegra por parte de los actores de esas películas extranjeras, ya que sin duda la voz constitutye al menos la mitad de la carga estilística, técnica y emocional de la interpretación.>>

El día del padre aún puede sorprenderte…

La fecha de mañana, 19 de marzo, es un día festivo en España. La celebración es con motivo de la onomástica de San José y, por extensión, de agradecimiento y honra al propio padre. Sin embargo, otra parte del mundo esperará aún 3 meses, hasta el tercer domingo de junio, para congratular a los progenitores masculinos de sus familias. Esto se debe a Sonora Smart Dodd, que era una señora que vivía cerca de Washington , Estamos Ungidos (EE. UU.), a pesar de que tenía nombre de aparato electrónico.

Mrs. Sonora Smart Dodd, satanista practicante

La señora Dodd escogió la festividad más cercana al solsticio de verano, es decir, el tercer domingo de junio, con la intención de elevarla a la categoría de fiesta nacional. Su intención era simple: provocar la mayor concentración de energía en un momento del tiempo determinado que la ayudara en sus quehaceres esotéricos en una fecha tan señalada para los satánicos como el solsticio de verano. Todo un pueblo, no digamos ya un país, preparándose para la celebración y canalizando su pensamiento y sus emociones en ese día era una indudable fuente de poder. Esto quedó patente después de que se trasladara la celebración del nacimiento de Cristo al solsticio de invierno, la otra fecha más señalada del calendario satánico.
En 1909 Mrs. Dodd hizo esta propuesta por primera vez, pero no sería hasta el 19 de junio del año siguiente cuando se estrenaría el timo: el primer día del padre estamoungidense. Fue una celebración de carácter local, pues no se extendió más allá de Spokane, la localidad de residencia de Mistress Dodd.
En 1924 el magnicida John Calvin Coolidge, trigésimo presidente de Estamos Ungidos, decidió convertir el Día del Padre en una celebración nacional. Era el año de su estreno en el cargo, no electo, tras la inesperada muerte del presidente electo Warren Gamaliel Harding durante su gira por el territorio de las barras y las estrellas. La causa oficial del óbito de Harding fue apoplejía; sin embargo, una reciente desclasificación masiva de archivos secretos ha descubierto la verdadera causa de la muerte del presidente Warren Harding: fue desangrado. Vampirismo de alto standing.

El presidente Harding murió asesinado por sangría

El presidente no electo Calvin Coolidge tomó el cargo de Harding.

Finalmente en 1966, el también magnicida Lyndon Baynes Johnson, trigésimosexto presidente de los Estamos Ungidos, firmó una proclamación presidencial que declaraba el tercer domingo de junio como celebración nacional del Día del Padre. Esta proclamación fue claramente absurda, pues ya era fiesta nacional desde hacía 42 años, y evidentemente ocultaba una segunda proclamación secreta. Huelga decir que Lyndon B. tampoco fue elegido presidente, sino que ascendió al cargo tras el asesinato de John Fitzgerald Kennedy. De hecho, su lugar en la historia se caracteriza más bien por su faceta de [¡EHEM!] suplente [¡EHEM!] de Kennedy que por su labor como presidente.
Huelga mencionar también la influencia que Estamos Ungidos posee sobre todo el continente americano, como el pulpo Paul tenía sobre el Mundial de Sudáfrica ’10, de modo que gran cantidad de países del otro lado del Atlántico (mirando desde El Ferrol) han adoptado también esa fecha como celebración del Día del Padre. Esto significa que muchos de nuestros amigos, todos aquellos de raíces mejicanas, paraguayas, peruanas, venezolanas, panameñas, costarricenses, colombianas, argentinas, chilenas, cubanas, salvadoreñas, guatemaltecas y nicaragüenses, posiblemente esperarán tres meses para congratularse en el amor que profesan a sus progenitores. Otros tantos, como los alemanes, tienen su propia fiesta: 30 de mayo, Vatertag, fiesta nacional en torno a la Ascensión de Jesús, en vez del nacimiento de José.

Me despido no sin antes dedicar unas palabras a mi padre en este día especial, aunque nunca las leerá:

“Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy” (Sal 2, 7)
“Tú eres mi Padre, la roca que me salva” (Sal 89, 27)

Cocoliso y papáHija, un beso.

Summertime – Janis Joplin

Este tema de una de las grandes damas del rock , grabado en esta pista en directo en Gröna Lund, Estocolmo, en 1969, es una buena muestra de la esencia de su música. Con una letra seductora y misteriosa, alegórica si se me permite, y una banda de músicos de calidad que empleaban instrumentos muy diversos -de hecho esta canción comienza con una trompeta y un clarinete para dar paso después a una sensual melodía acompañada de la dulce voz de Janis, que hace con ella lo que quiere y la rasga hasta provocarte escalofríos- nos traslada a un lugar que tiene su morada en el tiempo y que no está tan lejos de donde nos encontramos.
Insisto en su calidad de gran dama del rock, algo que llevaba dentro: <<¿Qué tal estáis todos por ahí? ¿Os encontráis bien? Si necesitais agua, comida, unas mantas, lo que sea… no tenéis más que pedirlo. Sois un montón de gente, muchos más de los que esperábamos>> (Janis Joplin, 1969, Woodstock). En realidad pronunció esas palabras en Bethel, lugar donde se celebró el festival que estaba previsto se celebrara en Woodstock. En efecto, no hubo ningún festival celebrado en Woodstock en el año 1969, pero toda la mercadotecnia llevaba ya ese nombre, de manera que la historia, una vez más, hace trampas; en esta ocasión, por pereza puede suponerse.
Me despido no sin citar antes unas frases que para el buen entendedor apuntan a aquellos que se llevaron su vida por delante: <<Sigo intentando cada día seguir adelante pero algo me empuja, oh, hacia atrás. Hay algo que intenta agarrarme, apresar mi forma de vida –Everyday I keep trying to move forward but something is driving me, oh, back. Something’s trying to hold on to me, to my way of life>> y sin mostrar una imagen en que sus ojos y sus labios lo dicen todo:

izda. – Janis desnuda (topless), en la playa, divirtiéndose
dcha. – Janis forzada a hacer algo que no quiere

Historia jarta de grifa

La palabra historia es polisémica; la R.A.E. recoge, entre otras, dos acepciones opuestas en su esencia:
4. f. Conjunto de los sucesos o hechos políticos, sociales, económicos, culturales, etc. […].
7. f. Narración inventada.

En inglés estos dos significados tienen dos significantes diferenciados: history y story, respectivamente.

En la era moderna hasta hace apenas unos siglos el desarrollo de las naciones era una carrera en la que el movimiento uniformemente acelerado era la tónica general. Sin embargo esto cambió y desde entonces esos ‘vencedores’ que se dice que escriben la historia son siempre los mismos. Desde mi discrepancia con esa consideración de vencedores y con la historia a grandes rasgos llega Hi’Story /haɪ.stɔ:.ri/, historia jarta de grifa. En este espacio analizaré todas esas narraciones inventadas que se hacen pasar por el conjunto de los sucesos o hechos políticos, sociales, económicos, culturales, etc.

Como muestra de lo fácil que es imbuir una falacia sobre toda una sociedad elijo una cita que solía evocarme esa pretendida elegancia del cine hollywoodiense en blanco y negro de mediados del s. XX: Tócala otra vez, Sam. Esta famosa frase asociada a Casablanca (Curtis, M. 1942) en realidad no es pronunciada a lo largo de la película, ni en la versión original ni en la doblada al castellano.